Gestamp mantendrá su estrategia porque su modelo ha sido resilente en el "complicado" entorno actual
10/05 17:48   Fuente:Europa Press

Francisco Riberas traslada a la junta de accionistas que la compañía se encuentra "bien posicionada" para el vehículo eléctrico

BILBAO, 10 (EUROPA PRESS)

El presidente de Gestamp, Francisco Riberas, ha afirmado que la compañía mantiene su hoja de ruta y su estrategia "a largo plazo", porque su modelo ha sido capaz de probar su resilencia en los peores momentos. En un entorno "complicado", la empresa vasca ha hecho "los deberes", con una reducción de la deuda neta en 360 millones desde 2018 y un crecimiento de los ingresos del 8,5% en 2021 frente al 3,1% del conjunto del mercado.

Riberas ha trasladado estas reflexiones en su discurso durante la junta de accionistas de la compañía, celebrada este martes en Bilbao, y donde se ha aprobado el pago de un dividendo equivalente al 30% de su beneficio neto de 2021, ejercicio en el que el fabricante español de componentes para vehículos volvió a beneficios, tras ganar 155 millones de euros en comparación con las pérdidas netas de 71 millones del año 2020 por la pandemia.

En su intervención, Riberas ha reconocido entender la "frustración" del accionista de la compañía, pero ha pedido paciencia porque, desde su perspectiva, "hay elementos objetivos", como la caída de la producción mundial o la guerra en Ucrania, que proceden del entorno, que la empresa no puede cambiar y lo importante es "cómo reaccionas y gestionas ese entorno".

En este punto, el directivo se ha mostrado optimista porque están haciendo las cosas "bien" en el corto plazo y, a largo plazo, ha indicado que en la firma están posicionados "en todo aquello que va a crecer", como la fabricación de vehículos eléctricos, donde Gestamp "está ya preparada" para fabricar todos los componentes perfectamente alineados con el objetivo previsto que apunta a que en 2029 el 40% de la producción mundial de vehículos corresponderá a modelos eléctricos.

CAÍDA VALOR ACCIONES

Con las acciones cerca de un 50% por debajo de su salida al mercado bursátil en 2017, Riberas ha trasladado a los accionistas que, a su parecer, "es tiempo de que los mercados financieros discriminen entre quien lo hace bien y quien lo hace mal".

En este punto ha explicado que lo necesario en las actuales circunstancias es "ver la manera de convencer a los mercados financieros, que ahora están volátiles e inestables y quieren más seguridad", lo que se traduce, ha añadido, en que están cotizando en cuanto a múltiplos "en términos absolutos bajos".

"Evidentemente que hay algo más que no tiene que ver con que nosotros lo hagamos bien o mal", por lo que ha añadido que el mensaje a trasladar al accionista es "pedirles perdón y paciencia".

En este sentido ha querido recordar que, cuando la empresa salió a bolsa, se manejaban unas previsiones de crecimiento anual en la fabricación de vehículos de 2,1 puntos anuales, cuando, por el contrario, desde entonces, lo que se ha producido es una caída anual del 1,4%.

CIFRA DE NEGOCIO

En su repaso al ejercicio 2021, Riberas ha destacado que en el conjunto del año pasado, la compañía contabilizó una cifra de negocio de 8.093 millones de euros, lo que supone un aumento del 8,54% en la comparativa con los 7.456 millones de euros que ingresó en el ejercicio precedente.

Al cierre de 2021, la empresa contaba con una deuda neta de 2.266 millones de euros, un 8,8% menos, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 31,8%, hasta alcanzar 998 millones de euros, lo que, según ha indicado Riberas, confirma que el ejercicio "no ha sido tan malo en un entorno muy negativo".

Respecto de 2022, ha trasladado que, aunque ha arrancado "peor" de lo que pensaba la compañía, también en 2021 "lo ha hecho razonablemente bien", tras un ejercicio que se apuntó "una caída muy fuerte del mercado cuando todos esperaban una recuperación".

En este punto ha enumerado los problemas a los que su mercado debe hacer frente en estos momentos, con una guerra "insufrible", precios de materias primas "por las nubes", cadenas de suministro interrumpidas, un mercado laboral tensionado, rebajas del crecimiento mundial o el endurecimiento de las políticas fiscales y la previsible subida de tipos.

Pese a todos estos elementos, Riberas ha trasladado la necesidad de que Gestamp aproveche sus "oportunidades y opcionalidades", algo que considera que la compañía vasca "ya se ha ganado".

VEHÍCULO ELÉCTRICO

Riberas ha remarcado en este punto el buen posicionamiento de Gestamp de cara al despegue de la fabricación de vehículos eléctricos, puesto que ya en 2021 se ha pasado de fabricar 2,6 millones de vehículos a 6,8 millones de unidades.

También ha citado la implantación de la fábrica inteligente de automoción, que ya prueba en Euskadi, y que prevé implantar en 2025, con un concepto de fabricación "100% flexible".

El presidente del fabricante de componentes de automoción ha destacado también la labor del componente humano con que cuenta la empresa. Gestamp tiene en la actualidad cerca de 40.000 empleados repartidos por 114 plantas de 23 países. El 18% de las plantillas está formado por mujeres, el 38% menores de 35 años y el 93% cuenta con contrato indefinido.

Todos estos elementos le han llevado a concluir que, por todos estos motivos, la compañía será capaz de "preservar" su estrategia a largo plazo.

Al término de la junta, y en un encuentro con los medios, Riberas se ha referido a algunos aspectos más en concreto como las negociaciones con los clientes para afrontar la complicada situación actual.

En este terreno, ha afirmado que esa renegociación para paliar el impacto de la inflación es uno de los grandes retos de este año porque es algo que afecta a los costes de la energía o los salarios.

Desde su perspectiva, ya que sus clientes suben sus precios de los coches, "lo lógico sería hacer un partenariado sensato para poder distribuir ese aumento de costes, pero hay entornos de subidas de precios que no son manejables y tendremos que llegar a un acuerdo".

Riberas ha confirmado que en las primeras conversaciones están encontrando una posición sensata y, aunque no se sabe qué va a pasar más adelante, con un entorno cambiante, Gestamp mantiene su 'guidance' y el plan de reducción de deuda.

TIPOS DE INTERÉS

En relación con el impacto de la previsible subida de los tipos de interés, Riberas ha reconocido que puede frenar la economía en general pero, desde el punto de vista de los costes financieros, desde su compañía, "todavía no prevén un impacto" porque tienen "bien estructurada su estructura financiera" aunque cree que lo terminará teniendo.

En todo caso, Riberas ha indicado que lo que no se podía es pensar que un entorno de tipos cero "iba a ser para siempre", lo que ha llevado a las economías a vivir "en un mundo artificial". Subidas de 25 puntos básicos, "desde donde estamos", no deberían parar nada, ha opinado, y habría que acostumbrarse a ello porque, mientras sea así, "esa subida será manejable".